¿Qué es la autogestión?

La autogestión en el trabajo es una forma de organización que aporta autonomía, autosuficiencia, confianza y responsabilidad en la toma de decisiones. Los responsables de departamento pasan de supervisores o responsables del trabajo de otros a coordinadores o tutores, dando así libertad a los demás para gestionar cualquier asunto. Por lo tanto, no existen jerarquías, sino cooperación entre todos los miembros de una misma organización. Esto ayuda a que todos los trabajadores encuentren su motivación, puedan realizarse como profesionales y crezcan tanto en el aspecto profesional como en el personal. La autogestión es una de las características de las empresas Teal, un nuevo modelo de organización en el que entendemos la empresa como un sistema vivo, cambiante y con sus propios mecanismos para llevar a cabo sus propósitos, tal y como explica Frederiz Laloux en su libro Reinventar las organizaciones.

¿Qué no es autogestión empresarial?

La práctica de la autogestión no trae consigo la anarquía ya que existen estructuras y mecanismos de coordinación con los que las personas tienen funciones definidas y donde existen procesos para tomar decisiones o resolver conflictos. Tampoco significa consenso en la toma de decisiones, sino que se utiliza el mecanismo de pedir consejo que explicaremos más tarde. Y, por supuesto, tampoco es un modelo experimental; existen empresas que funcionan utilizando este sistema como veremos después.

Características de un equipo autogestionado

Autonomía

La autonomía es la capacidad de cada trabajador para gestionar cualquier asunto, por ejemplo, su horario o desde dónde trabaja. Además, gracias a que todos los miembros tienen un rol definido dentro del equipo pueden actuar y tomar decisiones con total libertad. Nadie está por encima de nadie, por lo que no es necesario pedir autorización a un superior. Esto no significa que se ignoren unos a otros, sino que se ha creado una red de confianza entre ellos basada en la certeza de que todos velarán por el interés y el bien común.

Responsabilidad

Tener autonomía en el trabajo no significa que no tengamos una responsabilidad con el equipo. Es decir, tenemos la libertad de gestionar cualquier asunto, pero debemos ser conscientes de las consecuencias. También podemos pedir consejo, pero al hacerlo, no pedimos permiso ni buscamos consenso, solo obtenemos otro punto de vista diferente al nuestro. Además, el error no se entiende como algo malo o perjudicial, sino como una oportunidad de aprendizaje como veremos más tarde.

Autosuficiencia

Así pues, con la autonomía y la responsabilidad que se deposita en el trabajador, este es autosuficiente para desempeñar las funciones que tenga asignadas, ya que se establece una metodología de trabajo en la que cada persona tiene un papel definido dentro del equipo y aporta lo mejor de sí mismo para que todo el equipo mejore y avance.

Motivación

Con este modelo, los trabajadores mantienen una relación más sana con sus compañeros. Este ambiente de trabajo favorece la motivación, el deseo de hacer el trabajo lo mejor posible para que todo el equipo salga beneficiado y la confianza entre todos sus miembros.

Beneficios de la autogestión

En un modelo autogestionado, encontramos múltiples beneficios a tres niveles: la empresa en general, gerente y mandos intermedios y los demás trabajadores.

Entre los beneficios para la empresa en general encontramos algunos como mayor rapidez y aumento de la creatividad en la resolución de problemas, más facilidad de adaptación a los cambios, mejorar la coordinación entre departamentos y aumento de la productividad del empleado.

El gerente y los puestos intermedios obtienen beneficios como descarga de la carga de trabajo; un trabajador que tiene autonomía no necesita recurrir tanto a su responsable ya que tiene la libertad de decidir y podrán disfrutar con la gestión de personas porque es mucho más bonito enseñar que controlar a un trabajador.

Para el resto de trabajadores, los beneficios son bastantes: pueden desarrollar todo su potencial, nadie queda tapado por otro compañero, aumenta el sentimiento de pertenencia a la empresa y con él, la motivación en el trabajo diario. Además, ahorran tiempo y esfuerzo al no tener que esperar una confirmación de un superior; son más autónomos, resolutivos y, por lo tanto, más eficientes. Todos estos beneficios desembocan en otro muy importante: el desarrollo personal y profesional.

Medidas para conseguir un equipo autogestionado

Hay un amplio abanico de medidas que podemos adoptar de cara a mejorar o implementar la autogestión en nuestro equipo. En Avansel Selección hemos puesto en práctica las siguientes:

Implementar el teletrabajo o libertad de lugar de trabajo

Un empleado puede decidir si trabajar desde la oficina o, por el contrario, hacerlo desde otro lugar, por ejemplo, desde su casa o desde otro país o ciudad. Esto hace que los trabajadores puedan compaginar su vida personal con su trabajo y, de esta manera, se sienten más realizados tanto profesional como personalmente, lo que repercute en una mayor productividad.

Conversación de consejos

Esta medida puede ser una de las que más impacto tenga en la autogestión. Consiste en pedir consejo a gerencia o a otros compañeros para tener una segunda opinión sobre un asunto concreto, pero la decisión final es del trabajador. Este método permite obtener otro enfoque y nos ayuda a poder tomar una decisión más acertada sin eludir la responsabilidad que ello conlleva.

Mejorar la comunicación ascendente y descendente

Llevar a cabo esta mejora puede hacerse de varias maneras. En cuanto a la comunicación ascendente, en Avansel Selección se fueron implementando unos formularios trimestrales donde, por escrito, se preguntaba por una serie de aspectos. Gracias a estos cuestionarios, se han aplicado muchas ideas y soluciones aportadas por el propio equipo. Además, la confianza entre los miembros de la empresa hace que estas ideas o soluciones surjan solas y favorece la comunicación.

En cuanto a la comunicación descendente, se pueden adoptar diferentes medidas para que el equipo tenga acceso a toda la información relativa a la empresa, ya sea sobre cambios salariales o estrategias de trabajo, decisiones generales o particulares. De esta manera, todos los trabajadores saben qué está pasando en la empresa, la información fluye independientemente de la antigüedad o el cargo de cada trabajador; en definitiva, todos son iguales y esa transparencia crea seguridad y sentimiento de pertenencia.

Monólogo de aprendizaje: cómo aprender de los errores

Esta medida parte de un concepto clave: el error es una forma de aprendizaje. Cuando cometemos un error, intentamos excusarnos y buscar una justificación para que el castigo sea menor. Sin embargo, en el momento en que nos desprendamos de la idea de que el error es algo que debe ser castigado, veremos que es una forma de aprender de situaciones pasadas que pueden repetirse y nos resultará mucho más fácil compartirlo con los demás para que todos puedan aprender.

Sin embargo, esta medida debe venir de los responsables de la gestión de personal y es muy importante que creen el ambiente propicio para que los trabajadores se sientan cómodos con esta práctica. Por ejemplo, en Avansel Selección, implementamos el monólogo de aprendizaje. Consiste en un sistema en el que cada trabajador graba un pequeño vídeo y lo sube a un chat dedicado a este tema. De esta manera, todos podrán ver ese vídeo estén donde estén, en cualquier momento y aprender de los compañeros.

Sueldo y variable: cómo incentivar a tus empleados según objetivos

Esta es una de las medidas más fáciles y sencillas de poner en práctica, además de que ayuda a crear sentimiento de pertenencia. Aplicar un sueldo variable hace que el trabajador se sienta parte importante de la empresa. Si se reparte un porcentaje de los beneficios entre los trabajadores, todos sufren si no va bien y se benefician los meses en los que se obtienen mejores resultados. Así, los trabajadores se involucran más en el trabajo individual y de equipo.

Transparencia económica en la empresa

La transparencia en la empresa en términos generales es algo muy importante. La información es poder, por eso mismo, debemos compartirlo con todos los miembros de nuestro equipo, para que todos seamos igual de poderosos. En cuanto a la parte económica, si toda la empresa tiene acceso a todos los datos económicos, reforzamos el sentimiento de pertenencia, de importancia y la confianza del trabajador en sí mismo y en sus compañeros. ¿Cómo podemos ser transparentes con nuestro equipo? En Avansel Selección hemos creado un sistema de comunicación mediante correo electrónico: todos los datos, sean del tipo que sean, se comparten mediante correo electrónico de tal forma que todo el mundo puede acceder a ellos en cualquier momento.

¿Cómo implementar este modelo de autogestión?

Esta transformación hacia un modelo de autogestión no es un proceso rápido. Es algo que requiere tiempo y colaboración por parte de todo el equipo. El primer paso debe ser plantearse qué tipo de empresa queremos llegar a ser y qué medidas queremos implantar para conseguirlo. Además, deberíamos contar con todo el equipo, saber qué piensan y escuchar sus propuestas porque no hay nadie que conozca mejor la empresa que sus trabajadores. Como ya has visto, en Avansel Selección hemos implementado algunas medidas para conseguirlo.

Ejemplos de empresas autogestionadas

Podemos encontrar diferentes empresas u organizaciones con o sin ánimo de lucro que siguen este modelo de autogestión.

Por ejemplo, la organización holandesa Buurtzorg es una organización sin ánimo de lucro de atención sanitaria a domicilio con 9 000 trabajadores. Sounds True, una editorial multimedia estadounidense con ánimo de lucro con 90 trabajadores. La empresa AES, un productor y distribuidor de electricidad a nivel global con ánimo de lucro y 40 000 trabajadores. Y, por supuesto, Avansel Selección, entre otras.

Estos son solo algunos ejemplos de empresas basadas en un sistema de autogestión, como podemos ver, de todo tipo y tamaño. Esto nos demuestra que no es un sistema ni un método experimental, caótico ni enfocado a grandes o pequeñas empresas. Toda organización o empresa puede llegar a este modelo solo tienes que atreverte a dar el paso.